y bien, morimos

 

Y bien, morimos.

Millones de años

para la muerte, para una dignidad

extraña, en cierto modo

ajena. Pero el tema

es más ambicioso

que el pensamiento

y se pudre allí mismo.

Quizá hay un error

de perspectiva en todo esto;

especulaciones, sistemas,

estructuras mentales

y el terror debajo. Pero antes

hemos pedido vino

y marchitas

vimos caer las uvas. Morimos,

algo extraño,

pero siempre después.

Y sin embargo hay hombres,

hombres en todas partes,

sobre todo en la tierra.

Multitudes, máquinas,

cerebros secos al amanecer,

el viento, una rosa en la mesa

y café. Todo esto

consagrado a la luz; la muerte

no es natural.

 

 

 

 

 

 

 

 

Joaquín O. Giannuzzi

Nuestros días mortales 

Antología poética Visor Libros,

Madrid, 2006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna