Abbey está encajonada en el marco de la ventana, que es de madera y ancho

como un armario –de cola-.

Va toda vestida de traslúcido, menos el sombrerito, como los cristales de la ventana,

que son también traslúcidos, no transparentes.

Está hermosa de juego de piernas –y pies montados- que el faldón del vestido nos

deja ver, con los perfiles recortados por la luz que entra.

Con la taza, quizá del desayuno, en el regazo, parece abstraída o ensimismada, absorta

o ausente, en sus cosas.

Está hermosa de perfil, con los labios que le sobresalen tanto como la nariz –o al revés-

y el breve voladizo de la mandíbula y la caída larga del cuello en vertical hasta las clavículas.

Y los detalles tiernos de las estrellas en los calcetines, que tienen un elástico que le dejará

marca en el tobillo y el pecho que se medio trasluce, con forma de huevo, y el pelo que

ondula y ondula, dejando desnuda la oreja, y los dedos descarnados y largos de una mano

grande, grande, con la que sujeta el tazón de loza, los detalles.

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario