comentarios acerca del poema Of mere being de Stevens

 

Does the “mere” of the title mean “simple” or “pure”? and does Stevens at last transcend the physical to discover a central,

the thing itself? Beyond thought, beyond reason – here in the intuitive moment one perceives “mere being” but still perceives

that one is perceiving. What he knows of mere being is a “palm” (a form, a faith?) beyond the physicality of tree and a bird’s

song without meaning. Unreal, yes! – but that is Stevens’ word for the reality of poetry, the “one of fictive music.” What one

knows of mere being is an image on the edge of space, at that point where being becomes nothingness. Is this not to prove

the ultimate creativity of self, of the mind which must always conceive a reality beyond form or metaphor, beyond thought, but

nevertheless at the end of, not outside, the mind?”

¿El “mero” del título significa “simple” o “puro”? y hace a Stevens trascender por fin lo físico para descubrir un centro, la

cosa en sí? Más allá del pensamiento, más allá de la razón – aquí, en el momento intuitivo, uno percibe el “mero ser”, pero

todavía percibe que está percibiendo. Lo que él sabe del mero ser una “palma” (una forma, una fe?) más allá del aspecto

físico del árbol, y el canto sin significado de un pájaro. Irreal, sí -pero que es la palabra de Stevens para la realidad de la

poesía, la palabra de la música ficticia. Lo que uno sabe del mero ser es una imagen en el límite del espacio, en ese punto

donde el ser se convierte en la nada ¿No es esto probar la creatividad última de uno mismo, de la mente que siempre debe

concebir una realidad más allá de la forma o la metáfora, más allá del pensamiento, pero, con todo, al final de la mente, no

en el exterior?”

Joseph Riddel


This slowly moving play of excitation begins with the title and its obvious double sense of “mere.” This is mere (bare, only)

being and also mere (utter, very) being. On the edge of things, including life, this is how being may be. The implicit pun is

on the word “phoenix,” which is what this fiery bird is. The Greek word for this fabulous sacred bird is also used for a

date-palm. The bird “sings in the palm” and through a pun is the palm. So also the poem is contained in its words or its leaves,

and vice versa; it also is its words or leaves. So also space is contained in the mind, and vice versa; it also is the mind.

This use of “is” sounds like the merest play of the verb “to be” or of “being.” Yet such a visionary sense “at the end of the

mind” is also of utter and very being. These are no longer the “intricate evasions of as”; here “as and is are one.” This is

being as in the A is B of anagogic metaphor. And we recall Stevens’ old play with “B,” “be,” “to be” –of mere being, so to

speak. Anagogic metaphor is paradisal: this is as close to paradisal language as Stevens will allow himself. He echoes

the bird of the earthly paradise from the lemon-tree land of An Ordinary Evening in “dangle down,” also rhymed on. He

evokes the sun once more, for the phoenix lives in the City of the Sun. He uses no language of upwardness and no language

of home. The poem is of mortality yet with a sense of immortality, though not personal immortality. It is a kind of will and

testament of song. Thus, I think, the touching on Yeats; this is a Byzantium poem of sorts, a land of gold and kinds of

transmutation. The “last thought” is the last thought possible before we move beyond reason, whether toward imagination

or toward death.

Este lento movimiento de la excitación comienza con el título y su evidente doble sentido de “simple”. Simple (desnudo,

solamente) ser y también simple (absoluto, verdaderamente) ser. En el límite de las cosas, incluyendo la vida, así es

como el ser puede ser. El juego de palabras está implícito en la palabra “fénix”, que es este pájaro de fuego. La palabra

griega para esta fabulosa ave sagrada  también se utiliza para una palmera. El pájaro “canta en la palma” y por medio

de un juego de palabras ‘es’ la palma. Así también, el poema está contenida en sus palabras o sus hojas, y viceversa;

es’ también sus palabras u hojas. Así también, el espacio está contenido en la mente, y viceversa; ‘es’ también la mente.

Este uso de ‘es’ suena como el más simple juego del verbo “ser” o del “ser”. Sin embargo, el sentido visionario “al final

de la mente” es también absoluta y verdaderamente ser. Estas ya no son las “intrincadas evasiones del como”; aquí, “como

y ‘es’ son uno.” Esto es el ‘ser’ como en A ‘es’ B de la metáfora anagógica. Y recordamos el viejo juego de Stevens con “B”,

“be”, “to be” – del mero ser, por así decirlo. La metáfora anagógica es paradisíaca: lo más cercano al lenguaje paradisíaco

que Stevens se permitirá a sí mismo. Se hace eco del ave del paraíso terrenal ya en la tierra de limoneros de Una tarde

ordinaria en “cuelgan hacia abajo”, que también rimaba sucesivamente. Evoca el sol otra vez más, porque el fénix vive

en la Ciudad del Sol. Él no utiliza ningún lenguaje de elevación y ningún lenguaje doméstico. El poema es todavía de la

mortalidad con un sentido de la inmortalidad, aunque no de la inmortalidad personal. Es una especie de voluntad y testamento

de la canción. Por lo tanto, creo, se apoya en Yeats; este es un poema del tipo de Bizancio, una tierra de oro y modos de

transmutación. El “último pensamiento” es el último pensamiento posible antes de que nos movamos más allá de la razón,

ya sea hacia la imaginación o hacia la muerte.

 

From Poetry, Word-Play, and Word-War in Wallace Stevens. Copyright © by Princeton University Press.

Eleanor Cook


“Of Mere Being” says nothing about the sun or choirs; it displays a fabricated world, though its “firefangled” bird may indeed

come from the sun, the fire fashioner. The question toward which the poem leads is the Blakean one: who made thee, who

formed thy symmetry? The “gold-feathered bird” stands gorgeously alone, as if the scrawny crier of “Not Ideas” were now

transformed into something rich and strange, something singular–or self-begotten, if we read the bird as phoenix…

The palm at the end of the mind, a destination and a reward, symbolizes both resurrection and poetic glory: as the palm rises,

so do we. Like the soldier, in “Metaphors of a Magnifico,” Stevens sees a tree in the distance, though there is no assurance

that the “edge of space” beckons on to a village, much less the walled city of Jerusalem. Much rides on whether or not “the end

of the mind” and “Beyond the last thought” are synonymous, or whether Stevens implies that there is a space between the last

thought and mind’s end, a region that lies within the mind but beyond the range of thought. “It is not the reason / That makes us

happy or unhappy” might point to this region. If one chooses to equate the two phrases, then the palm would rise, the bird’s

feathers “dangle down,” just beyond the mind’s edge: “It would have been outside,” to quote from “Not Ideas.” Wherever we stand

in space, “bronze decor,” with its echoes of Horace’s claim for poetry-exegi monumentum aere perennior–and the string of words

in the final line, convince us that bird and palm alike blaze with artifice. Yet the maker or fashioner remains unidentified.

“Of Mere Being” is poised on the edge of unanswerable questions. Does the wind move slowly because it is dying down, as

the spirit departs in death? Or does it move slowly because a new life is starting up? Whose spirit is this?

“Del mero ser” no dice nada sobre el sol o los coros; muestra un mundo fabricado, aunque su pájaro “firefangled” de hecho puede

venir del sol, el modelador del fuego. La cuestión hacia la que el poema lleva es una de Blake: ¿quién te hizo, que formó tu simetría?

El “pájaro de plumas de oro” permanece magníficamente solo, como si el pregonero escuálido de “Sin Ideas” fuera ahora transformado

en algo rico y extraño, algo singular -o autoengendrado, si entendemos el ave como ave fénix…


La palma al final de la mente, un destino y una recompensa, simboliza tanto la resurrección como la gloria poética: como la palma

asciende, nosotros también. Al igual que el soldado, en “Metáforas de un Magnifico,” Stevens ve un árbol en la distancia, aunque no

hay ninguna garantía de que el “límite del espacio” se acerque a un pueblo, y mucho menos a la ciudad amurallada de Jerusalén.

Mucho se especula sobre si “el fin de la mente” y “Más allá del último pensamiento” son sinónimos, o si Stevens supone que hay un

espacio entre el último pensamiento y el final de la mente, una región que se encuentra dentro de la mente, sino más allá del rango

del pensamiento. “No es la razón / la que nos hace felices o infelices” podría apuntar a esta región. Si uno elige a equiparar las dos

frases, entonces la palma se elevaría, las plumas del ave “cuelgan hacia abajo,” justo más allá del límite de la mente: “Habría estado 

fuera,” para citar “Sin Ideas.” Siempre que nos encontramos en el espacio, “la decoración de bronce”, con sus ecos de la reclamación

de Horacio para la poesía -exegi monumentum aere perennior- y la cadena de palabras en el verso final, nos convencemos de que el

ave y la palma resplandecen igual con artificio. Sin embargo, el fabricante o modelador permanece sin identificar.

“Del mero ser” está justo en el límite de preguntas sin respuesta. ¿El viento se mueve lentamente  porque se está muriendo

abajo, como el espíritu parte en la muerte? ¿O se mueven lentamente debido a que una nueva vida se inicia? ¿De quién es este 

espíritu?

From Forms of Farewell: The Late Poetry of Wallace Stevens. University of Wisconsin Press.

Charles Berger


 

 

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Aclaración de intenciones -para no crear confusión-:

    No me interesan -en absoluto- estos comentarios -especializados y eruditos-

    por sí mismos: las dudas que, sin resolverlas, plantean, me parecen maniáticas

    y pueriles, abordando además aspectos -del mero ser o del apenas ser, en este caso-

    que desbordan por completo el ámbito de competencia de los comentaristas.

    Con todo, he considerado muy conveniente exponer estos comentarios para que

    podamos ubicarnos acerca de qué se dice en los departamentos de literatura de

    la universidad. Sin más.

    Gracias

    Narciso

Deja un comentario