concha garcía

 

confirmación

 

 

 

Soy una larga espalda inclinada hacia el sur.

Que mi madre me dio leche, ya lo sé. Que me

hincó la uña con cierta parsimonia bajo los cojines

y edredones y su femenino amor tuvo que darme

osamenta y cutis. Gracias al fervor de las nubes

cultivó soliloquios. Y ella, sin destreza

me puso el ombligo entre las sienes: la epidermis

en las nalgas y el placer arquea mi perfil

hondo y altanero. Declino en sombra       

proyectada, enorme, rasa. Único

desligue que hay en mí.

 

 

 

 

 

 

Mujeres de carne y verso.
Antología poética femenina
en lengua española del siglo XX.
Edición de Manuel Francisco Reina.
La esfera literaria. 2002

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario