La fuerza que por el verde tallo impulsa la flor

La fuerza que por el verde tallo impulsa la flor

Impulsa mi verde edad; la que hace estallar las raíces de los árboles

Es mi destructora.

Y yo estoy mudo para decirle a la encorvada rosa

Que mi juventud está doblegada por la misma fiebre invernal.

La fuerza que empuja el agua a través de las rocas

Impulsa mi roja sangre; la que exprime las bocas de los arroyos

Convierte la mía en cera.

Y yo estoy mudo para decirles a mis venas

Que en el manantial de la montaña mama la misma boca.

La mano que agita el agua del charco

Revuelve las arenas movedizas; la que ata las ráfagas del viento

Tira de la vela de mi mortaja.

Y yo estoy mudo para decirle al ahorcado

Que la cal del verdugo está hecha con mi barro.

Los labios del tiempo chupan de lo más alto del manantial;

El amor gotea y se acumula, pero sólo la sangre caída

Podrá aliviar sus heridas.

Y yo estoy mudo para decirle al viento cósmico

que el tiempo ha marcado un cielo alrededor de las estrellas.

Y yo estoy mudo para decirle a la tumba de la amada

Que en mi sábana anda encorvado el mismo gusano.

 

The force that through the green fuse drives the flower

The force that through the green fuse drives the flower

Drives my green age; that blasts the roots of trees

Is my destroyer.

And I am dumb to tell the crooked rose

My youth is bent by the same wintry fever.

The force that drives the water through the rocks

Drives my red blood; that dries the mouthing streams

Turns mine to wax.

And I am dumb to mouth unto my veins

How at the mountain spring the same mouth sucks.

The hand that whirls the water in the pool

Stirs the quicksand; that ropes the blowing wind

Hauls my shroud sail.

And I am dumb to tell the hanging man

How of my clay is made the hangman’s lime.

The lips of time leech to the fountain head;

Love drips and gathers, but the fallen blood

Shall calm her sores.

And I am dumb to tell a weather’s wind

How time has ticked a heaven round the stars.

And I am dumb to tell the lover’s tomb

How at my sheet goes the same crooked worm.

Dylan Thomas

Written in 1933 (when Thomas was nineteen),

it was first published in his 1934 collection 18 Poems


 

 

 

 

1 Comentario

Los comentarios están cerrados