eduardo d’anna

 

capital de nada

ed. Identydad

 

 

 

 

Busco en el Centro una calle olvidada,

con galerías donde ya no entra nadie,

y allá voy a venderme y a comprarme

en medio de los locales vacíos.

 

Transfigurado, mitad basura

y mitad útil, veo a los vivos

muertos, y a los muertos

veo esperando el ómnibus.

 

Y a los ómnibus, detenidos

los veo, esperando el regreso

de choferes que un otoño se fueron

y los dejaron ahí, entre las hojas.

 

No hay tal cosa llamada vida.

No hay tal cosa llamada muerte.

Hay injusticias, vientos, aromas,

gente que trata de ser

feliz, que se releva

dentro de un remolino

de instantes. Que se sabe

un instante. Después,

 

ya es otro precio.

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario