la batalla naval

 

Un portaaviones norteamericano

y una catedral gótica

se hundieron en medio del Océano Pacífico

uno al otro.

Hasta el final

el joven vicario tocó el órgano.

Ahora aviones y ángeles están suspendidos en el aire

y no pueden aterrizar.

 

 

 

 

 

 

günter grass

la batalla naval

Poesia alemana de hoy, 1945/1966

Traducción de Rodolfo Alonso y Klaus Dieter Vervuert

Editorial Sudamericana, 1967

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario