cabello en la ventana

 

 

Desde esta ventana abierta hacia la primavera

la distancia es azul.

El cielo desmesurado no soporta su propio vacío

y clama por una relación con lo tangible.

El espacio está hambriento de algo concreto.

La primavera no puede admitir

el ostracismo político del conjunto.

Entonces llega mi hija con un espejo

y peina su pelo negro para el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario