Cuando fui de visita al altar, usé vestido de organdí celeste, más largo que yo, por donde a ratos,

sobresalía un pie de oro, tan labrado y repujado desde el seno mismo de mi madre.


Mi pelo también era de organza celeste, más largo que el vestido, pero podía pasar al rosa y

aún al pálido topacio.


Desde que llegué, las habitantes se pusieron a rezar y así empezó la novena… la novena empezó así.


Los picaflores colibríes atravesaban las oraciones, entraban a ellas y salían.

Su fugaz presencia producía primero desasosiego para dar después otra destreza e intensidad a la sagrada murmuración.


Algunos seres estuvieron de visita afuera y por segundo. Vino la vaca de cara triste, el conejo, la nieve y una mosca.


Mientras estuve, las habitantes rezaron apasionadamente mirando sin cesar mi velo, mi pelo, que en pocos

segundos iba del azul al rosa y aún al rubí pálido, con absoluta naturalidad.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario