Alessandra está paseando por una playa de la vida y la vemos desde atrás, como si nos llevara

en su remolque o en un vagón de cola, como si fuéramos su ayer o, más en general, su pasado.

Alessandra tiene los rasgos afilados, estirados, agudos, que le dan el aspecto de un [hermoso] roedor.

Desde este ángulo direccional podemos ver sus espléndidas piernas: el tibio hueco detrás de las

rodillas, que es íntimo como un nido; los muslos firmes y largos donde lo sensual se va haciendo

sexual mientras sube; las pantorrillas como bíceps gemelos; el tendón de Aquiles tenso, afilado como

un cuchillo o un espolón; los talones magullados y endurecidos de tanto suelo y de tantos tacones.

Alessandra está hermosa de melena y de piel y de falda corta y de piernas y de atrás, y nos va

dejando su estela de perfume de piel humana y de coco y de pimienta.

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna