Karlie va por el run como una moto que llevara el rojo viento incorporado y el sonido

de la velocidad contra las velas extendidas y el color del fuego llameando desde su cintura

y una sangre abierta del tamaño de la nieve.

Karlie sujeta con elegancia las riendas de la falda sangrienta con la mano derecha, con algo

de gesto torero, tal vez flameando ante nosotros la muleta para que salgamos a los medios

o para que nos igualemos de cuartos para la suerte suprema.

Está hermosa de garbo y de juego de cintura y de muslo marcado contra la falda desde la rodilla

y de portadora de fuegos y vientos y rojos y sangres y muletas, sosteniendo nuestra mirada con

su mirada para mantener la fascinación de la hipnosis.

Está hermosa de hombro desnudo por la asimetría gladiadora que representa; está hermosa de

pelo recogido y pegado al cráneo para la acción, dejando las orejas en un vuelo corto y parejo,

simétrico de alas y bonito de mariposas.

Tal vez nos esté ayudando a olvidarnos de pensar, quizá nos recuerde que la sangre tiene un

sabor que puede gustarnos. Cuando Karlie pase y vuelva y regrese al parking, dejará un intenso

olor a viento quemado, a pólvora y a ceniza y a roja gasolina.

 

 

 


 

 

 

 

2 Comentarios

  1. caballo

    Master: aunque queda en la mismísima esquina un pequeño parche blanco,

    creo que la ganancia es neta: todo el espacio libre: a uno le da la sensación de

    estar cabalgando por las estepas rusas de miguel strogoff, aunque lo cierto es que

    nunca me identifiqué con el tipo. El mío era -es- sandokán, naturalmente, el tigre

    de la malasia, con una novia muy cursi que se llamaba mariana: nunca entendí que podía

    verle a aquella pedorra: creo que por eso lo abandoné pronto.

    Gracias por mantener el blog, nuestra pequeña -pero primera- casa, en la zona estética

    alta.

    Un abarzo

    narcisodAA

    Responder
  2. angel

    Mmm, Sandokan, qué tardes aquellas que duraban 24 horas.

    Me alegro de que le guste, lo cierto es que da mucho margen a la hora de trabajar

    con los textos. Digamos que lo único que le falta al blog es una mejor navegación

    por sus adentros. Un índice de poetas, creo.

    abrazo

    Ángel

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna