Anne, esta muchacha, mira con desprecio y asco, pero uno, como sencillo merodeador,

acepta –y hasta necesita- todo el repertorio femenino de expresiones e inexpresiones.

Sentada en el suelo, con mucha cantidad de piel desnuda, dos botas negras como cascos

de centauro y el pelo oscuro, espeso, duro como una crin, Anne cumple más condiciones 

de criatura animal que de criatura humana.

«Es tu vida, y no espera a que te levantes: siempre pasará. Está pasando en este preciso

momento» –dijo el poeta, quizá pensando en Anne-. Con los miembros –superiores e inferiores-

en desorden, como queriendo dejarlos tirados o abandonados ahí mismo, en el suelo,

y con la piel blanca de una hembra de raza blanca, Anne parece una mujer con carácter,

o quizá es solamente la impulsividad de la adolescencia, que la pone arisca y contraeducada,

tal vez por rebeldía o por el placer –aristocrático- de disgustar, de resultar desagradable y

de marcar las distancias.

Anne, como la casada infiel, está sucia de besos y arena y también se ha quitado los cuatro

corpiños.

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna