Bambi está hermosa con su adolescencia y con su escaso vestido blanco, que se estira

como puede, hacia abajo, pudorosamente, y está hermosa con el escote palabra de honor,

y con su piel oscura, morena, suavísima.

A Bambi le gustan las motos y, además, prefiere las motos excesivas, subrayadas, ostentosas

de forma y de adornos y de brillos.

Nos mira por encima de las plumas y esquivando el pelo que le cae sobre la frente.

Nos mira con esos ojos de gruesas cejas, nos mira con esos ojos oscuros de labios abundantes,

nos mira con esos ojos serios de nariz bonita.

Todavía no se siente segura, no se encuentra cómoda con su cuerpo adolescente cuando lo sabe

o lo supone deseado: ay, Bambi, está todavía tan al principio, tan antes de todo comienzo.

Luego, después, más tarde, mañana, Bambi volverá a su casa y se pondrá su camiseta y sus shorts

y se tumbará en el sofá a ver la tele y a comer palomitas: volverá a lo que es todavía su querencia

natural de adolescente con medio corazón en la infancia y que tiene que teletransportarse en diez

minutos desde el sofá con los dibujos animados hasta la chopper del tronco que sólo quiere tocarle

las tetas.

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna