bisonte

 

 

 

 

No es solamente que uno ame al bisonte de Altamira: se trata más bien de que su color sangre está

mezclado con mi sangre desde antes de que yo empezara a caminar: o, más que a caminar, cuando

entonces, yo quería hacer un ruido propio y sonoro con los zapatos: estaba ya jugando —seriamente—

a autoafirmarme.

Su color sangre está disuelto en lo rojo de mi sangre: y es que mi padre fumaba Bisonte como un

carretero y, cada tanto, yo procuraba comerme el papel del paquete de cigarrillos y, con cierta frecuencia,

llegaba a devorar el lomo del gran bisonte que estaba estampado sobre blanco. De los muchos bisontes

de Altamira, los fabricantes del tabaco habían elegido a uno erguido, de pie, tranquilo, grandote.

Después, durante algunos años, sobre todo en invierno, al ir y volver de la escuela, esperé, busqué con la

vista, en la niebla de la mañana y en la penumbra del anochecer, la roja silueta del bisonte.

Siempre supe que estaba ahí, ¿dónde iba a estar?, pero yo quería, deseaba, necesitaba verlo:

saber que estaba bien.

Más tarde, otros días, mucho después, encontré otros símbolos, y tabaco y mundo y carne, con un

horizonte de entrada: no me quedó más remedio que elegir entre el todo y la parte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.