andrés trapiello:   poética

 

 

 

 

 

Creo haber mostrado una disposición natural para mirar las cosas
de este mundo y sus afectos de una manera limpia, o a lo menos he
procurado siempre no practicar la retórica, ni por arriba ni por abajo,
ni la que en mi época se llamaba del silencio, ni la otra, la culterana,
prestigiosa y decorativa.

 

Me ha gustado y me gusta la vida en el campo y la vida en una ciu-
dad pequeña y provinciana, como Madrid, un Madrid de cuatro ba-
rrios viejos, incluido en el que vivo, que suelo pasear solo y de mane-
ra reiterada. De la primera de esas vidas se desprende una cordialidad
hacia la naturaleza y de la segunda una tendencia a la elucubración y
al ensueño, capítulos de una misma disciplina.
Dentro de las diferentes tendencias poéticas de cada época, mis ver-
sos se adscribirían a aquélla en la que la realidad y la vida fuesen las
puertas de esa ciudadela que tiene mucho de torre de marfil y de
burgo franco. Realidad de fuera y realidad de dentro, lo mismo que
vida exterior y vida íntima.

 

Los temas en poesía no son muchos, y aun éstos podríamos reducir-
los a dos, el amor y la muerte. En unos poetas pesa más uno y en otros,
otro. Seguramente sólo los clásicos logran un equilibrio entre ambos. Al-
gunas veces puede en una lo celebrativo y otras, lo elegíaco, y el talante
del poeta confiere a su obra un especial color. Cada poeta tiene el suyo.
Juan Ramón es amarillo y violeta, la unión, no la mezcla de los dos;
Rubén es verde y morado, el color de los faisanes. Unamuno es granate,
Manuel Machado es tabaco y oro y Antonio es un poeta de dos o tres
colores, alegres o tristes, pero todos un poco roncos y esenciales. Creo
que el color de mis versos se asemeja un poco al que vemos en algunas
tablas flamencas de mi tierra de Castilla, cuando quieren figurar los atar-
deceres en la raya del horizonte, un azul muy oscuro y un amarillo
limón, algo muy silencioso, donde el amarillo entra en el azul sombrío,
sin destruirse, y el azul en el amarillo, sin iluminarse.

 

 

Los poetas, cuando empiezan a escribir, llegan a una lengua y a una
literatura que ya estaban hechas y que seguirán sin ellos, aunque se-
guramente no de la misma manera, cuando hayan muerto. En qué
medida cambia cada poeta una y otra, a dónde está destinada a llegar
su obra, es algo que no le ha sido dado conocer a ninguno de ellos,
mientras vive, pues en estas materias todo resulta demasiado mudable
y extraño. Pero sí puede declarar de donde viene, ese pequeño grupo
de maestros, fieles y familiares, a los que, en cierto modo, destina cada
una de las lineas que escribe. No desmerecer demasiado de su ejem-
plo, es cl objeto de juntar ahora este centón de hojas, en las que su
autor buscó dejar constancia de sentimientos demasiado duraderos en
momentos demasiado fugaces.

 

 

2 de febrero de 1998

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

antología consultada
de la poesía española

el último tercio del siglo
1968-1998

volumen CCCC
colección visor de poesía
visor madrid 1998

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención