un librito con 15 poemas de Anne Sexton traducidos por Reina Palazón
y seleccionados por Luna Miguel. Veamos.

 

 

mi boca florece

anne sexton

como un corte

 

 

 

 

traducción: josé luis reina palazón
selección: luna miguel

 

poesía portátil

 

 

1981, linda gray sexton y loring conant jr.
2020, penguin random house grupo editorial

 

love poems .1969
the kiss
the complete poems anne sexton with a foreword by maxine kumin
houghton mifflin company boston

 

 

 

[ezcol_1half]  

 

the kiss

 

 

 

My mouth blooms like a cut.

I’ve been wronged all year, tedious

nights, nothing but rough elbows in them

and delicate boxes of Kleenex calling crybaby

crybaby, you fool!

 

Before today my body was useless.

Now it’s tearing at its square corners.

It’s tearing old Mary’s garments off, knot by knot

and see — Now it’s shot full of these electric bolts.

Zing! A resurrection!

 

Once it was a boat, quite wooden

and with no business, no salt water under it

and in need of some paint. It was no more

than a group of boards. But you hoisted her, rigged her.

She’s been elected.

 

 

My nerves are turned on. I hear them like

musical instruments. Where there was silence

the drums, the strings are incurably playing. You did this.

Pure genius at work. Darling, the composer has stepped

into fire.[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

el beso

 
 

 

Mi boca florece como un corte.

Me han agraviado todo el año, tediosas

noches, solo brutos codazos en ellas

y cajas delicadas de pañuelos gritando ¡llorona,

llorona, estúpida!

 

Hasta ayer mi cuerpo era inútil.

Ahora se está rompiendo por sus picos y esquinas.

Está rompiendo las prendas de la vieja Mary, nudo a nudo

y mira – ahora está todo invadido por esos rayos eléctricos.

¡Zumba! ¡Una resurrección!

 

Érase una vez una barca, toda de madera

y sin tarea, ni agua salada debajo

y necesitada de alguna pintura. No era más

que un montón de tablas. Pero tú la izaste, la aparejaste.

Ella fue elegida.

 

 

Mis nervios están encendidos. Los oigo como

instrumentos musicales. Donde había silencio

tocan sin cesar los tambores, las cuerdas. Tú lo hiciste.

La obra de un puro genio. Cariño, el compositor ha penetrado

en el fuego.[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna