Tu cuerpo silba en los arándanos. ¿Insinúas la libertad de las

bestias protegidas por la conducta de los vientos?

 

Líbrate de la libertad antes de entrar en mí.

 

Tú eres veloz y oscura en los arándanos encendidos; eres

profunda y bella como un rostro en el agua; tu piel es dulce. Pero mi

lengua es sagaz

 

y tus oídos escuchan sin misericordia.

 

 

El silencio y sus círculos, el ácido que depositas sobre mi salud,

la suciedad obligatoria de mi alma:

este es el precio de la paz. Acuérdate.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna