Veo el caballo agonizante junto al pozo de aguas oscuras y las gallinas a su alrededor.

El rocío afila su pureza bajo los dientes amarillos y el crepúsculo acude a las desiertas pupilas

(sombra de las higueras, serenidad de la hierba, profundidad del aire atravesado por vencejos).

Veo la espalda de la indiferencia, los corredores destinados a la contemplación del hastío

entre las altas begonias, entre las grandes hojas soñolientas.

Siento la curiosidad de los perros y la piedad de las mujeres: es el paisaje de la infancia,

el olor incorporado a mi espíritu en los accesos de la edad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

edad

VII

Lápidas

1977-1986

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna