oh sí

 


hay cosas peores que
estar solo
pero a menudo lleva décadas
darse cuenta de ello
y más a menudo
cuando esto ocurre
es demasiado tarde
y no hay nada peor
que
un demasiado tarde

 

oh yes

 


there are worse things than
being alone
but it often takes decades
to realize this
and most often
when you do
it’s too late
and there’s nothing worse
than
too late

 

 

hielo para las águilas

 


          aún recuerdo los caballos
       bajo la luna

       aún recuerdo dar a los caballos

       azúcar   
       blancos rectángulos de azúcar

       como el hielo,
       tenían cabezas
       como de águila
       peladas cabezas que podían morder
       y no lo hacían.
       los caballos eran más reales
       que mi padre
       más reales que dios
       y podían haberme pisado
       pero no lo hicieron
       podían haberme hecho cualquier cosa horrible
       pero no lo hicieron.
       yo tenía casi 5 años
       pero no lo he olvidado;
       Dios mío qué fuertes y buenas
       aquellas lenguas rojas que babeaban
       desde sus almas.

 

ice for the eagles

 


I keep remembering the horses
under the moon


I keep remembering feeding the horses


sugar
white oblongs of sugar


more like ice,
and they had heads like
eagles
bald heads that could bite and
did not.
The horses were more real than
my father

more real than God
and they could have stepped on my
feet
but they didn’t

they could have done all kinds of horrors

but they didn’t.
I was almost 5
but I have not forgotten yet;
o my god they were strong and good
those red tongues slobbering
out of their souls

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna