from Burning in Water, Drowning in Flame [Selected poems 1955-1973 Black Sparrow Press, 1986]

 

 

 

 

[ezcol_1half]          

ella me lee algo del new yorker

que yo nunca compro, no sé cómo

llegan aquí, pero es

algo acerca de la mafia

uno de los capos de la mafia

que comía demasiado y tenía con demasiada facilidad

demasiadas mujeres hermosas acariciando sus

huevos y se puso gordo chupando buenos

cigarros y jóvenes pechos y

tenía esos ataques al corazón —y así

un día alguien lo llevaba

en su gran coche por la carretera

y no se sintió bien

y le pidió al chico que parara y lo dejara

salir y el chico lo tendió

sobre el asfalto a la hermosa luz del sol

y antes de morir dijo:

qué hermosa puede ser la vida

y murió.

 

 

a veces tienes que matar a 4 o 5

mil hombres antes de que tú de alguna manera

llegues a creer que el gorrión

es inmortal, que el dinero es una meada y

que has estado perdiendo

tu tiempo.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] she reads to me from the new yorker

which I don’t buy, don’t know

how they get in here, but it’s

something about the Mafia

one of the heads of the Mafia

who ate too much and had it too easy

too many fine women patting his

walnuts, and he got fat sucking at good

cigars and young breasts and he

has these heart attacks – and so

one day somebody is driving him

in his big car along the road

and he doesn’t feel so good

and he asks the boy to stop and let

him out and the boy lays him out

along the road in the fine sunshine

and before he dies he says:

how beautiful life can be, and

then he’s gone.

 

 

sometimes you’ve got to kill 4 or 5

thousand men before you somehow

get to believe that the sparrow

is immortal, money is piss and

that you have been wasting

your time.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

hombre al sol, bukowski

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna