[ezcol_1half]                    

El Cento Oxford de David Lehman

Un cento es un poema-collage

compuesto de líneas que

salen de otros poemas.

No necesariamente de grandes poetas.

En latín cento

significa una manta hecha

de retazos y en italiano cien.

Normalmente era un poema de

cien versos de otro poeta

seleccionados y unidos par rendirle homenaje.

Desde que T. S. Eliot llenara

The Waste Land de referencias

el collage le ha resultado

atractivo a bastantes poetas modernos. 

Un fragmento de un cento de John Ashbery

 

»To a Waterfowl»:


Calm was the day and through the trembling air,

Coffee and oranges in a sunny chair.

En calma estaba el día y por el tembloroso aire

Café y naranjas sobre la soleada silla.


La primera línea es de Edmund Spenser (c. 1552-1599),

el segundo verso de Wallace Stevens(1879-1955)

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

Cento vs cadaver exquisito


Aunque las semejanzas, a primera vista,

pueden hacer que se confundan hay una diferencia fundamental:


El cadaver exquisito, aunque no invento pero sí casi patrimonio

de los surrealistas, es un poema de circunstancias, es un poema

colectivo hecho sobre el terreno en que cada uno de los participantes

(casi siempre vivos y en presencia) anota un verso en una hoja

que dobla y pasa al siguiente participante (en la versión ortodoxa

de este tipo de escritura).

El cento, por el contrario, es individual, meditado por mucho tiempo

y está basado en versos ya escritos anteriormente.

Pueden ser todos del mismo autor o de varios.

Pocos poetas en lengua española, desde el barroco,

lo han practicado.

[/ezcol_1half_end]

 

[ezcol_1half]         

El Cento Oxford de David Lehman


If the sun shines but approximately

Only where love and need are one,

Who in this Bowling Alley bowld the Sun?

Of whom shall we speak? For every day they die

Younger than their kids — jeans, ski-pants, sneakers.

And the stars never rise but I see the bright eyes

Waking far apart on the bed, the two of them.

And so it was I entered the broken world.

Good morning, Daddy!

Every woman adores a Fascist,

Doing a man’s work, though a child at heart.

When I am slitting a fish’s head,

Would he like it if I told him?

Odd that a thing is most itself when likened,

Everything only connected by »and» and »and.

There are no flowers in Hell.

Give all to love,

A burnt match skating in a urinal

That never lost a vote (O Adlai mine).

What you get married for if you don’t want children?

And because it is my heart,

Above, below, around, and in my heart,

Blessed be God! For he created Death!

And rock-grained, rack-ruined battlements.

One’s sex asserts itself. Desire

And that White Sustenance —

Despair– in a Sahara of snow,

As a sort of mournful cosmic last resort.

Meanwhile, the men, with vestiges of pomp,

Weep for what little things could make them glad.

We hurt each other as the bridegroom

[and the bride hurt each other.

And I wish I did not feel like your mother.

Thou ill-formed offspring of my feeble brain,

There is nothing lowly in the universe.

I have known the inexorable sadness of pencils,

The sea in a chasm, struggling to be

Unchanging, yet so like our perishing earth,

On this green bank, by this soft stream,

Where strangers would have shut the many doors,

Except the one she sang and, singing, made.

Heard on the street, seen in a dream,

[heard in the park, seen by the light of day,

What is yours is mine my father.

What more is there to do, except stay?

[And that we cannot do.

And this is not as good a poem as The Circus

Especially the lines that are spoken

[in the voice of the mouse.

He opened the car door and looked back

And clapped his hands and shouted to the birds.

And that was the whole show.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]  

 

 

Si el sol no brilla sino aproximadamente

sólo donde amor y necesidad son uno,

¿quién en esta bolera jugó con el sol?

¿De quién hablaremos? Pues mueren cada día

más jovenes que sus hijos: mezclilla,

[pantalones de esquiar, tenis.

Y no se alzan las estrellas aunque

[vea sus ojos brillantes

que se apartan de la cama -los dos.

Y así fue que entré a este mundo roto.

Buenos días, padre.

Toda mujer adora un fascista

que trabaje como un hombre aunque

[de corazón un niño.

Cuando descabezo el pescado,

¿le gustará que se lo diga?

Resulta extraño que algo sea

[más sí mismo cuando nos gusta.

Todo se conecta unicamente con «y» y «y».

No hay flores en el infierno.

Dale todo al amor,

una cerilla que nada patinando en el orinal,

que nunca pierde un voto (oh Adlai mío).

¿Para qué te casaste si no quieres tener hijos?

Y porque este es mi corazón,

arriba, abajo, alrededor y en mi corazón,

bendito sea Dios que creó la muerte

y los lugares de roca repletos de ruinas.

El sexo propio se afirma solo. Deseo

y este blanco sostén —

Desesperación — en un Sahara de nieve,

una especie de último recurso, lastimero y cómico.

Mientras los hombres, con vestigios de pompa,

se lamentan por aquellas nimiedades

[que podrían enorgullecerlos.

No herimos como se hieren aquellos que se prometen

y desearía que no me gustara tu madre.

Tú, deforme descendencia de mi debil mente,

no hay nada más bajo en el universo.

He conocido la inexorable tristeza de los lápices,

el amor en una grieta, luchando por ser

inmutable aunque tan semejante a nuestra agónica tierra,

a este banco verde, junto a este dulce arroyo,

donde los extraños hubieran cerrado las muchas puertas

excepto aquella que ella canta y, cantando, construye.

Oído en la calle, en un sueño visto, oído en el parque,

[visto a la luz del día.

Lo que es tuyo es mío, padre mío.

¿Qué queda por hacer salvo quedarse? Y no podemos.

Y este no es tan buen poema como el circo

especialmente los versos que se declaman con voz ratonil.

Abrió la puerta del carro y miró hacia atrás

y dio una palmada y les gritó a los pájaros.

Y eso fue todo.

[/ezcol_1half_end]


 

Cada una de las líneas pertenece, respectivamente, a los siguientes poetas y poemas:


Laura Riding, »The World and I.», Robert Frost, »Two Tramps in Mud Time.», Edward Taylor, »The Preface» to »God’s Determinations Touching His Elect.»,

W. H. Auden, »In Memory of Sigmund Freud.», James Merrill, »Self-Portrait in TyvekTM Windbreaker.», Edgar Allan Poe, »Annabel Lee.», John Ashbery, »Decoy.»,

Hart Crane, »The Broken Tower.», Langston Hughes, »Good Morning,» from »Montage of a Dream Deferred.», Sylvia Plath, »Daddy’.’, Robert Frost, » ‘Out, Out –‘ »,

Elinor Wylie, »The Puritan’s Ballad.», Gertrude Stein, »If I Told Him: A Completed Portrait of Picasso.», Richard Wilbur, »Lying.»,

Elizabeth Bishop, »Over 2,000 Illustrations and a Complete Concordance.», H. Phelps Putnam, »Bill Gets Burned.», Ralph Waldo Emerson, »Give All to Love.»,

Hart Crane, »The Tunnel.», John Berryman, »Dream Song No. 23, T. S. Eliot, »The Waste Land.», Stephen Crane, »In the Desert.», Conrad Aiken, from »Preludes.»,

Henry Wadsworth Longfellow, »The Jewish Cemetery at Newport.», Jean Garrigue, »Song in Sligo.», Herman Melville, »After the Pleasure Party.’,

Emily Dickinson, »I Cannot Live With You.», Emily Dickinson, »I Cannot Live With You.», Robert Lowell, »For the Union Dead.», Anthony Hecht, »The Dover Bitch.»,

Jean Toomer, »Georgia Dusk.», Robert Frost, »Directive.», Walt Whitman, »Song of Myself.», Edna St. Vincent Millay, »Rendezvous.»,

Anne Bradstreet, »The Author to Her Book.», A. R. Ammons, »Still.», Theodore Roethke, »Dolor.», Marianne Moore, »What Are Years?», Wallace Stevens, »Sunday Morning.»,

Ralph Waldo Emerson, »Concord Hymn.», Edwin Arlington Robinson, »Mr. Flood’s Party.», Wallace Stevens, »The Idea of Order at Key West.», Kenneth Fearing, »Green Light.»,

Walt Whitman, »As I Ebb’d With the Ocean of Life.», John Ashbery, »The Instruction Manual.», Kenneth Koch, »The Circus (1975).», Billy Collins, »Workshop.»,

Galway Kinnell, »Hitchhiker.», Robert Pinsky, »From the Childhood of Jesus.», Charles Simic, »Country Fair.»

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna