Retrato del dialéctico

Hui-Tzu era sabio en muchas ciencias. Cuando viajaba, sus libros llenaban cinco carros.

Sus doctrinas eran contradictorias y tortuosas; no siempre claras las razones en que las fundaba.

Así, dio a lo infinitamente grande, que no puede contener nada más allá de sí mismo, el nombre de Gran Unidad;

a lo infinitamente pequeño, que no puede contener nada dentro de sí, el nombre de Pequeña Unidad.

Intentó probar que el cielo es más bajo que la tierra; que las montañas están debajo de las playas;

que el sol se pone al mediodía; que lo que está vivo al mismo tiempo está muerto;

que uno puede salir hoy hacia Yueh y llegar ayer…

Su defensa de estas ideas lo convirtió en blanco de la curiosidad general;

sus palabras causaban gran agitación en el bando de los retóricos, que se veían entre sí con delicia cuando asistían a sus exhibiciones.

Día tras día su sagacidad desafiaba el rápido ingenio de sus oponentes; día tras día llevaba al cabo prodigios dialécticos que asombraban

a los polemistas más notables…

Pobre en fuerza interior, vertido sobre la superficie de las cosas, ¡su método en verdad era estrecho!

Ignoró su verdadera naturaleza espiritual y sus poderes; malgastó y fatigó su talento en una cosa y luego en otra y otra,

todas ellas extrañas a sí mismo, para al final sólo ser conocido como un hábil polemista.

Dilapidó sus dones naturales, que eran muy grandes, en muchas empresas quiméricas y no obtuvo nada en cambio.

Corrió de aquí para allá, sin jamás poner término a su búsqueda.

Fue como aquel que quiso detener el eco con un grito; o como el cuerpo que quiere adelantarse a su sombra.

A pesar de Lodo, Chuang-Tzu amaba a Hui-Tzu. En otro pasaje

de su libro, al contemplar la tumba de su enemigo íntimo,

exclamó: «Era el único hombre, en todo el Imperio, con el que

podía conversar».

Octavio Paz

Chuang-Tzu

Ediciones Siruela

BIBLIOTECA DE ENSAYO 6

3ª edición: octubre de 2000

Madrid


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención