Al Otro Lado

Es tanto el silencio aquí;

El ojo, el hueso, el suelo quebrado.

Resulta todo tan familiar.

De cuando en cuando solía verlos:

Los ojos, los huesos, los suelos quebrados.

¡Por favor, dilo más alto, no te puedo oír!

Es tanto el silencio aquí.

¿El paisaje? ¡Son tumbas!

Iguales son ahora.

Las ratas, las joyas, todo es lo mismo.

¿El lado frágil?

Yo, tú, nosotros,

Solamente las flores continúan creciendo.

Es tanto el silencio aquí.

¿Qué le sucedió a tu cuerpo?

¿Por qué continúas mirándome?

No hay líquidos en este lugar,

Y casi nadie se mueve.

¿Es eternidad o una estación por la que pasamos?

Es tanto el silencio aquí.

¿Me dirá alguien la verdad?

¿Queda algo de piel sobre tu cuerpo?

¿Puedo tocarte tan sólo para recordar?

¿Hay algún ritmo aquí?

Nada, sino soledad.

Es tanto el silencio.

¿Adonde dan las puertas?

¿De dónde vienen las olas?

El tiempo no existe aquí.

Ni siquiera hay niños:

Sólo temor y belleza.

Dan Harlap

En José Hernández

Corredor-Matheos, José  

Harlap, Dan.

1991, Ediciones Brindis

sueno

José Hernández. El sueño anclado II, 2004. Colección del autor


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna