[ezcol_1half]       

Night Drive

The smells of ordinariness

Were new on the night drive through France;

Rain and hay and woods on the air

Made warm draughts in the open car.

Signposts whitened relentlessly.

Montrueil, Abbéville, Beauvais

Were promised, promised, came and went,

Each place granting its name’s fulfilment.

A combine groaning its way late

Bled seeds across its work-light.

A forest fire smouldered out.

One by one small cafés shut.

I thought of you continuously

A thousand miles south where Italy

Laid its loin to France on the darkened sphere.

Your ordinariness was renewed there.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  

Conduciendo de noche

Los olores cotidianos eran nuevos

en el viaje nocturno a través de Francia:

lluvia y heno y bosques en el aire

creaban cálidas corrientes de aire en el coche abierto.

Los postes blanqueaban sin cesar.

Montreuil, Abbeville, Beauvais

se prometían, prometían, llegaban y se iban,

garantizando cada lugar el cumplimiento de su nombre.

Una tardía trilladora gruñía por el sendero

sangrando semillas a través de su luz.

Un incendio forestal se extinguía.

Uno a uno cerraban los pequeños cafés.

Pensé en ti de forma continua

unas mil millas al sur donde Italia

apoya su lomo en Francia en la esfera oscurecida.

Tu cotidianeidad se renovó allí.

[/ezcol_1half_end]

Seamus Heaney

from Door Into the Dark 

Faber

1969

Muestrario de Poesía 40

Primera edición: Abril 2009

Santo Domingo, República Dominicana


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna