Detrás de una roca desprendida de la montaña nace un brote.
Es gris, por eso pasa desapercibido tanto tiempo
pese a sus tonos violetas curadores.
Como sucede en todos los órdenes de la vida, alguien lo ve
y corre la voz.
Ahora, hacen peregrinaciones secretas, una especie
de turismo balsámico y de hechizo. Los que pueden pagar
el ticket
empujan la puerta, se paran y lo admiran.
Detrás de la montaña un gigante espera. No tiene máscara.
Estornuda. Los paseantes escuchan un llanto
y sospechan.
Detrás del gigante sin máscara
se agazapa el miedo
a no tener ya miedo.
Detrás del último detrás flota la suerte del animal
que no recuerda.

 

 

 

Mabel Bellante

textosintrusos-2014 Argentina
del libro ebelina


 

 

 

2 Comentarios

  1. caballo

    Coño cipriani… (disculpas, es una expresión propia que sólo uso en ocasiones como está):

    otra cabecera, pero -si cabe- supera a la que acabo de ver: esta tiene profundidades e

    insospechados claroscuros: más esos tonos en oro y otoño que no me caben en la experiencia.

    Si seguimos así no se podrá sobrevivir en este blog: eres hermosa como la dificultad de respirar

    en un cuarto cerrado, dijo el bueno de aleixandre… a eso me refiero.

    No digo nada del poema de Mabel porque merece un comentario aparte.

    Narciso

    Gracias por compartir belleza

    Responder
    • angel

      Es un placer compartirla,

      no añado nada más, porque el comentario es demasiado bonito

      abrazo

      Ángel

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna