Gisele no olvida nunca que ella no necesita a nadie que no la necesite a ella: te odiaré más,

pero nunca te querré menos. Mientras, entre tanto, la vemos con el gesto de la victoria puesto,

como sosteniendo un cigarrillo o avisando al camarero.

Gisele no es una mujer delicada –ni falta que le hace- sino más bien directa, abrupta,

dos veces suya.

A Gisele siempre se la ve de pronto y cuando ya es demasiado tarde: cuando ya está viniendo

hacia uno o como viniendo hacia uno, como echándosele encima.

Desmesurada y eficaz, sin puertas, arremolina todo a su paso, como el pelotón del Tour. Las vacas

se vuelven a mirarla, los pájaros se vuelven a mirarla, los árboles se vuelven a mirarla.

El cielo soso, el horizonte abierto y ella en medio, como una tormenta marchosa, como una paella

para seis, como un bosque de hayas en otoño, mucho más, excesiva como un beso a dos manos,

geográfica, apocalíptica, final.

La vemos orgullosa, satisfecha de sí misma: como está siempre o casi siempre. Así da gusto.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.