es sencillo, simple:

 

 

 

 

elige usted a uno de sus amigos, o mejor a un conocido —para que la operación

le resulte más fácil y le parezca menos cruel— y le quita el alma inmortal

que gratuitamente se le adjudicó por ser de la especie homo dos veces sapiens.

 

Es un ejercicio al alcance de cualquier fortuna, y enseguida se hace entretenido:

se trata solamente de que ese conocido, de pronto, pierde sus privilegios humanos

y se queda solamente con sus derechos animales, los de cualquier otro animal.

No es algo ofensivo, ya que, desde Aristóteles, somos animales –de nombre–

y racionales –sólo de apellido–.

 

No conviene que se entretenga con personas francamente allegadas a usted,

como su madre o su esposa o su marido, ya que, en ciertas ocasiones, este inocuo

pasatiempo puede convertirse en un verdadero placer con mucho potencial adictivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. NdAlfonso

    Uno de los peligros de esta propuesta lúdica consiste
    en preferir –irracionalmente– al amigo o al conocido
    al que hayamos quitado el alma inmortal. Es decir,
    que nos guste más sin ese añadido pomposo que, posiblemente,
    nunca nos ha correspondido de manera propia y natural.

    No podemos hacernos responsables de estas consecuencias,
    a veces daños colaterales y otras veces, felizmente, beneficios
    colaterales ( ).

    ndalfonso

    Responder
  2. angel

    Qué interesante, ¿Cómo se le quita el alma a alguien?

    Ángel

    Responder
  3. NdAlfonso

    oh, es al revés, al revés. Se trata de una mostración
    del poder de los supuestos, ya que de ningún modo
    puede probarse que el alma de un hombre sea inmortal.

    Es un prejuicio tan arraigado que nuestro entendimiento
    da la vuelta a la única evidencia que poseemos, a saber,
    que nuestra alma es tan mortal como la de un pollo.

    ndalfonso

    Responder
  4. NdAlfonso

    Claro que para salir del prejuicio y superar
    el supuesto es necesario atreverse a pensar
    que el alma del hombre, mientras no se muestre
    o demuestre lo contrario, no supera la muerte.
    Y, al parecer, hasta que dios se presente como tal
    y pueda ser reconocido, el alma del hombre será
    completamente mortal, ya que la inmortalidad
    del alma es asunto de fe y solo de fe.

    ndalfonso

    ánimo y coraje para aceptar la evidencia de la mortalidad,
    aunque sólo sea para enfrentar el prejuicio de la
    inmortalidad.

    Responder
  5. NdAlfonso

    Más allá de supuestos, prejuicios, fe, dios,
    y teorizaciones, el asunto puede resolverse en directo
    y con una eficacia que todavía nos horroriza.

    En Mauthausen o en Auschwitz casi cada día
    inventaban un nuevo método para quitar el alma
    incluso mucho antes de que el interesado
    estuviese realmente muerto.

    ndalfonso

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna