el desnudo femenino en la pintura

 

arnold gara – nude – 1910

 

 

Esta mujer, esta señora, parece poco ubicada, como intentando vagamente localizar

la pelota en un campo de golf, cogiéndose o cubriéndose las tetas más por desamparo

que por pudor, tal vez sintiendo la falta de colores de su cuerpo serrano.

Uno cree, merodeando, que a la isla de hierba donde ella está puesta ha llegado mucho

antes su causa inmaterial, incorpórea y descolorida, y que sólo después, más tarde,

mañana, otro día, llegara, quizá, su cuerpo entero, de peso y color.

Tal vez así se explique mejor qué busca, qué mira, qué quiere: una de sus presentaciones

o de sus envolturas, que es ella, espera a la otra presentación o envoltura, que también es

ella. Una de las dos –o las dos- se ha perdido o adelantado o retrasado o ha abandonado

a la otra.

Se ha colocado en un parche de hierba tal vez para ser más visible, más localizable, para

poner algún color entre su blanco sucio y el blanco sucio de su entorno, de su alrededor, de

su paisaje. Tiene una belleza extraña, peculiar, que quizá proviene de su condición descolorida:

es hermosa como una ventana con todos sus cristales o como una mosca cuando vuela con éxito.

No nos mira, pero es como si nos mirase, porque nos salpica intensamente con sus líneas

femeninas, con esas instantáneas de eternidad que nos envía su belleza. Y porque el momento

exacto de su tiempo y el punto exacto de su lugar, son las coordenadas de esta mujer muy escasa

pero purísima.

Necesita, claro, rellenarse de sí misma, reconciliarse con su materia de peso y color, ser ocupada

por su propio cuerpo. Si la separación o el desencuentro se alargan, habrá que informar a los

servicios sociales, a sanidad, a los periodistas.

 

 

 


 

arnold-gara

 


 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna