[ezcol_1half]  

 

 

The dead demand a double vision. A furthered zone,

Ghostly decision of apportionment. For the dead can claim

The lover’s senses, the mortgaged heart.

 

Watch twice the orchard blossoms in gray rain

And to the cold rose skies bring twin surprise.

Endure each summons once, and once again;

Experience multiplied by two–the duty recognized.

Instruct the quivering spirit, instant nerve

To schizophrenic master serve,

Or like a homeless Doppelgänger*

Blind love might wander.

 

The mortgage of the dead is known.

Prepare the cherished wreath, the garland door.

But the secluded ash, the humble bone–

Do the dead know?

 

 

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

 

 

 

La muerte exige una doble visión. Un espacio de más,

fantasmal acuerdo de racionamiento. Para que  
                                             [los muertos puedan reclamar

los sentidos del amante, del endeudado corazón.

 

Mira dos veces el vergel dentro de la lluvia gris

Y de la fría rosa de los cielos surgen inesperados gemelos.

Soporta cada comparecencia una y otra vez;

Experiencia multiplicada por dos – el deber reconocido.

Adiestra el estremecido espíritu, el nervio inmediato

al esquizofrénico maestro sirve,

o como un Otro yo sin hogar

el ciego amor podría quizá vagar.

 

La deuda de los muertos es conocida.

Prepara la preciada corona, la engalanada puerta.

Aunque, de la aislada ceniza, del hueso humilde –

¿Saben los muertos?

 

  [/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

Carson McCullers
()* Doppelgänger – otro yo, en alemán.
The Mortgaged Heart
nuestras versiones


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna