Extraño es, que se esconda
tanto la poesía. 
¿No es raro que se oculte
la justicia? 

Quizá espere su momento – más paciente
que los pacientes con el mundo
en la memoria – para bullir 
como las hormonas de un adolescente 
y así ordenarlo todo,
por un instante que durará siempre. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.