roger-pol droit

 

experiencias de [poesía] cotidiana

 


    mirar dormir a otro

 

Duración: algunos minutos
Material: otro que duerme
Efecto: enternecedor

 

 

USTED CONOCE cada centímetro de su piel, el timbre de su
voz, los movimientos de sus ojos y casi todas sus reacciones.
Le gusta su risa, su manera de andar, y hasta (por ejemplo)
una leve imperfección solo por usted conocida, tal vez. En
suma, ya tuvo ocasión de estar con ella.
Sin embargo, si la contempla durante su sueno, sin duda
tendrá la impresión de no conocerla del todo. Ese rostro ya
no esta presente a si mismo, se ha como ausentado desde
adentro. Con los ojos cerrados, el cuerpo lánguido, la postura in-
esperada, esa inocencia testaruda. Y la respiración, que se
oye como otro abandono. iPor que experimenta esa tan
curiosa mezcla de inmensa confianza, de leve inquietud y de
vaga molestia, como si contemplara alguna escena que no
debería ver?
Sin duda, sera la yuxtaposición de presencia y ausencia lo
que crea ese desconcierto. Acaso ya no sabe usted si esa
Bella Durmiente realmente es la misma que la que usted ama.
Jamas lo sabra. Puede ser divertido. 0 no. Entonces solo
puede apelar a su ternura, que lo llevara a su encuentro, en lo
mas intenso de ese silencio del que ella nada sabrá.

 

 

 

fondo de cultura económica 

Argentina

2001

traducción de Victor Goldstein

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.