[ezcol_1half]     

Ortus

¿Cómo he trabajado?

Cómo no he obrado

Para hacer nacer su alma,

Para dar a estos elementos un nombre y un centro!

Ella es hermosa como la luz del sol, y tan fluida.

Ella no tiene nombre, y ningún lugar.

Cómo me he esforzado por llevar su alma a la separación;

Por darle a ella un nombre y un ser!

Seguramente tú estás atada y entrelazada,

Tú estás unida con los elementos no nacidos;

Yo he amado un arroyo y una sombra.

Yo te suplico que entres en tu vida.

Te suplico que aprendas a decir «yo»,

Cuando yo te pregunte:

Porque tú no eres parte, sino un todo;

Ni porción, sino un ser.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

.

 

* * * * *

Ortus

How have I labored?

How have I not labored

To bring her soul to birth,

To give these elements a name and a centre!

She is beautiful as the sunlight, and as fluid.

She has no name, and no place.

How have I labored to bring her soul into separation;

To give her a name and her being!

Surely you are bound and entwined,

You are mingled with the elements unborn;

I have loved a stream and a shadow.

I beseech you enter your life.

I beseech you learn to say “I”

When I question you:

For you are no part, but a whole;

No portion, but a being.

[/ezcol_1half_end]

=====

Publicado Por Ezra Pound

en la Revista de Poesía en 1913

y en la colección Lustra de 1916

© Traducción LACL

en el blog Contracorrientes

[letrascontraletras.blogspot]

Ortus, en latín, salida del sol

Orto. (Del lat. ortus). Salida o aparición del Sol

o de otro astro por el horizonte.

Ezra_Pound_cc_img

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna