fabio morábito

 

 

pista de atletismo

 

 

EN ESTE ÓVALO de entrenamiento,

moderno oráculo de Delfos

de la longevidad,

me han asignado este carril,

que es el más lento de los rápidos

o el menos caviloso de los lentos.

Es, en resumen, el del justo medio.

Rodeado de ardorosos y lunáticos,

yo miro los demás carriles con envidia.

Tal vez en uno de ellos al fin

sabré quién soy, no en éste,

y en una sola vuelta me redima,

pero correrse hacia un costado,

pisar un nuevo anillo,

dejar el propio sitio a otros,

con el riesgo que supone, qué difícil.

¿No estamos todos en el mismo círculo?

Y a esos que van a contrapelo,

corriendo en el sentido inverso,

con otra perspectiva de los edificios

y los árboles,

no se les ve mucho mejor.

Van demacrados, sudorosos, solos, como yo.

 

 

 

___________________

Fabio Morábito

Delante de un prado una vaca

Ediciones Era, S.A. de C.V.

_____________________

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.