julieta valero

 

 

     perder

 

 I

 

viajamos por el norte

 

 

 

 

Viajamos por el Norte con la esperanza

de creer de nuevo en la humedad,

por valles donde la lluvia garantiza

la belleza y un cierre falso de heridas

y ventanas. Vemos casas y más casas

centelleantes de abandono y misterio.

La hierba crece en su interior y no confirma

vida alguna. Donde antes recias puertas

campesinas

quedan goznes transparentes y un giro

perpetuo

que se ganó la costumbre. Fantasmas hubo

pero murieron de obviedad y de hambre.

 

 

No puedo leer otra cosa. Percute

el abandono en clave de abandono.

Tejados, balaustradas, muros maestros

resabiados en el gesto del derrumbe

como hacen sin duda las rocas por todo

el mundo y nadie sabe descifrar

su actitud digna y pendenciera.

Pero la pizarra es piedra dramática…

lo recuerda todo, humildemente.

 

 

Me comentas un detalle constructivo.

Tu mirada reanuda cualquier cosa.

 

 

La esperanza sentenciada aún

más me entristece: esa sábana tendida

que delata un cuerpo o dos cabalgando

los objetos del desastre. Pero nadie.

 

 

Son las ruinas. Tan unánimes conmigo.

 

 

 

 

 

 

_____________

Julieta Valero

Los heridos graves 

Musa a las 9

_____________

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna