Serás puro:

tres vestidos,

una escudilla para recoger la limosna.

Serás bueno:

la mejilla,

luego la otra mejilla para que te abofeteen.

Serás fuerte:

tu vida,

luego la otra vida en la que te transformarás en dios.

Serás humilde como un guijarro,

como un pichón que sale del huevo.

Serás lo que debes ser

para alguna verdad,

para algún amor,

para algún orden invisible.

Y serás recompensado,

bestia de carga y de ensueños.

Y serás castigado,

animal cargado de piedras

y de nada.

Nunca serás tú mismo.

 

 

 

 

 

 

alain bosquet

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alain Bosquet

futuro


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención