cumpleaños

Y de pronto me aplastaron los años.

Miré en torno, incrédulo y buscando

donde depositar la carga, como si creyera

en la universidad de la condena.

Pero la verdad personal

me envolvió con la evidencia

de un alambre de púas.

No les deseo certezas de este tipo

sigan nomás comiendo que en nada hay gloria

mientras en algún lugar del esqueleto

palpo el hueso más cercano a su fin.

Joaquín O. Giannuzzi

de Cabeza final

4/ Inéditos


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna