perro en la luna

Programado y libre de bacterias,

público y perplejo, el perro

en la luna vacila abandonado.

El ojo frío en el telescopio

estudia su comportamiento

bajo el crimen solar, sus posibles

agonías y respuestas al terror cósmico.

Pero una especie de dignidad

se instala en la desolación

y entonces salta blandamente

como en un campo soñador, buscando

la helada oscuridad del otro lado.

Aquí se cierra el párpado

sobre el error. La información

no puede completarse,

pero hay tierra y hay noche para todos

y cada uno duerme y sabe donde está.

Joaquín O. Giannuzzi

Poesía completa Giannuzzi 

Sibilina, 2009


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención