Impasse

 

Una aureola Pizarnik, con la mágicabenditadefinitiva
lila entre los dedos, baila en algún lugar, detrás de sus tristes músicos.

                                                                                                                 33

 

 

 

Impasse. Alegorías y dolor en Juana Lebosía.
Lúes que no sanan ni con manzanilla de los tiempos.
Llora toda esa nochebuena porque sus mayores orgasmos
son bostezos.
La vida se muestra ante sus ojeras con forma de fantasma
que no se rinde.
En cualquier misa abierta de suplicios, decir recuerdos
es decir mala palabra.
Imposible la entrada al pasado, es demasiado distinto
el presente.
Sus súplicas se vierten en la ingenuidad ida.
Mezcla de fobia, de fe, de viaje.
-Me llama hermana, les cuento a Ebelina y al A-migo,
me hace llorar también.

 

 

 

 

Mabel Bellante

 

del libro, Ebelina – 2014
textosintrusos – Argentina

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.