el arte del cine

 

Marcelo Mastroiani busca una mujer en la oscuridad.

Si se observa bien la escena, vemos

Cómo ha sido planeado el máximo de angustia

En cada fragmento de sombra, pero ha respetado una frontera,

Tras de la cual puede estallar el corazón.

Así que irrumpe la luz en un una calle clamorosa.

Si se supone que hay vida en todo esto

Me pregunto

Qué están tratando de hacer con nuestras historias,

Hurgando impunemente en las tripas, rescatando

Desde una cuidadosa perspectiva

El esqueleto íntimo de la comedia humana, estirando

Hasta una tensión insoportable

El simulacro de la imagen, agujas

Para el ojo temporal.

Se asegura que el poder del misterio y la belleza corren por su cuenta

Y que, de paso, son fieles al drama que anda por la tierra;

Y nosotros, violados por una especie de abuso de confianza

Jadeamos de este lado de la pantalla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención