EZRA POUND

Acotación  primera

Desconectado de su lugar y de su tiempo,

extravagante americano nacido en Gran Bretaña,

a contratiempo, a contraluz, a contralugar.

Todo, hasta su lengua materna,

le vino estrecho. Por eso recurría

al griego clásico, al latín,

al provenzal antiguo, al italiano del Dante, al chino.

En Spoleto salmodiaba

con susurro ancianísimo, en italiano,

—una sutil manera de venganza—

algunos de sus Cantos Pisanos,

escritos en inglés, como es sabido.

Esto ocurría años después

de su exaltación del fascismo

—Inglaterra mi natura, Italia mi ventura

USA mi sepultura—.

Porque fue en USA donde estuvo

al borde de la ejecución

—gas, horca, silla eléctrica, inyección letal

o cualquier otra forma de exterminio

civilizada y piadosa.

Antes había sido la jaula, la vergüenza,

la befa, el improperio. Finalmente,

el psiquiátrico.

poesía Hiperión, 326

JOSÉ HIERRO

CUADERNO  DE  NUEVA  YORK

Undécima edición, noviembre de 2000

alberto-schommer-jose-hierro

 

josé hierro por alberto schommer

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna