Donde…

Donde los ojos se cierran; donde el tiempo

Hace resonar la caracola del silencio;

Donde el claro desmayo se disuelve

En el aroma de los nardos y del sexo;

Donde los miembros son lazos, y las bocas

No respiran, jadean violentas;

Donde los dedos trazan nuevas órbitas

Por el espacio de los cuerpos y los astros;

Donde la breve agonía; donde en la piel

Se confunde el sudor; donde el amor.


José Saramago

Fundación José Saramago

saramago


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.