el poeta

1

El poeta trae de lejos la palabra.

Al poeta lo lleva lejos la palabra.

Entre sí y no, por baches indirectos

de parábolas, signos, planetas,

hasta lanzándose desde el campanario

agarra un garfio, pues el camino del cometa –

es el camino del poeta. Casuales eslabones

ése es su enlace. ¡Mirar las estrellas

de nada sirve! En el calendario

no se pronostican los eclipses del poeta.

Él es el que desordena los naipes,

falsea el peso y las cuentas,

el preguntón en el pupitre,

el que a Kant para el arrastre deja.

El que en el pétreo foso de la bastilla

es como un árbol que crece en su belleza…

Aquél de huellas – siempre desaparecidas,

El que es el tren al que cualquiera

llega tarde-

– su camino es el de los cometas –

El camino del poeta: arde pero no calienta,

arranca pero no cría – estalla y se quiebra.

¡Tu camino es el de enredadas cabelleras,

no pronosticado en el calendario, poeta.

8 de abril de 1923

2

Son en el mundo los superfluos, los suplementarios,

los no inscritos en lo que la vista abraza.

(Los no escritos en vuestros vocabularios.

Para ellos el foso de la basura es casa.)

Están en el mundo desnudos, despedidos,

tachuelas son a vuestras orlas de seda,

son el estiércol – los enmudecidos –

la suciedad que repugna a las ruedas.

La apariencia – en el mundo donde no se ve:

(¡Su marca: granos leprosos!)

Hay Jobs en el mundo que

de Job serían envidiosos –

cuando: los poetas con los parias rimamos,

pero, sobresaliendo de la orilla marcada,

a los dioses las diosas disputamos

¡y a Dios la Inmaculada!

22 de abril de 1923

3

¡Qué puedo hacer, ciega e hijastra

en un mundo donde cada uno es padre y vidente,

donde sobre anatemas pasa el espanto

como sobre terraplenes! Donde la gente

resfriado llama – ¡al llanto!

¡Qué puedo hacer – por decisión y providencia

cantora! – ¡Tal cable! ¡Bronceado! ¡Siberia!

¡Como por un puente – por mi alucinamiento!

Con su ligereza

en un mundo de pesos.

¡Primera y cantora, qué puedo

en un mundo donde lo más negro es – grisura!

¡Donde la inspiración en termos va metida!

¡¿Con esta desmesura

en un mundo de medidas?!

22 de abril de 1923

Marina Tsvietáieva

Traducido por José Luis Reina Palazón


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna