juan luis panero:  poética

 

 

 

 

La duse en piazza cavour

(Festival de Poetas, Roma 85)

 

 

Robert Creeley habla, inteligentemente, de su poesía

y Dario Bellezza despotrica contra los poetas extranjeros

—los invitados a este curioso festival—

mientras afirma la supremacía de los poetas romanos,

o sea de él mismo —pequeña polémica provinciana—.

Pero allí, en el escenario, no está la poesía, no lo estará nunca.

La poesía la traes tú, en esta noche tórrida de final de julio,

sin saber nada de mí, ni siquiera que escribo,

sentada a tus ochenta años, con el pelo cuidadosamente teñido,

tus medallones, tu pequeño gato en una jaula

y tus manos al aire recitando a D’Annunzio,

en la terraza de este bar desierto de la Piazza Cavour.

Sé que esperas, mientras me cuentas hermosas mentiras,

que te pague esta copa, que te regale unas liras,

lo que no sabes, no lo sabrás nunca,

es hasta qué punto me has hecho feliz.

«Me decía D’Annunzio», repites. inventas, recitas

y se escuchan sus versos en la plaza en silencio,

mientras el camarero retira ya las mesas.

Fingida Duce de esta noche loca,

mascarones de proa, riéndonos tú y yo,

sin querer me has traído, de verdad, la poesía,

con su mezcla de fábula y sueño, de fantasma y fracaso,

con su oscura verdad que nunca se define.

Fingida Duse, muchas gracias por todo,

brindemos por D’Annunzio esta última copa,

ahora que se pierde en el aire el eco de tu voz

y a través de los árboles llega un poco de brisa.

Que nuestras voces roncas de tantas carcajadas

y tu rostro de magia, de pasión y de farsa,

nos expliquen un poco este absurdo destino,

este extraño conjuro que afirma que aún vivimos.

 

 

de Galería de fantasmas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

antología consultada
de la poesía española

el último tercio del siglo
1968-1998

volumen CCCC
colección visor de poesía
visor madrid 1998

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna