julieta valero

los tres primeros años

 

 

vaso roto ediciones
1ª edición mayo 2019
madrid

 

 

origen extraordinario

 

 

Lenguaje que asoma no roto, bajorrelieve
del ímpetu, sílaba
comestible, alegría tónica al mantel de lo común.

 

Cómo se hace no perderme un minuto de estos irrepetibles
tus casi dos, mis cuatro y cuatro; el globo aerostático como
unidad de medida: la nostalgia.

 

Los ochenta de la amenaza dormirse y caer
hacia arriba. Esa nube, cisma entre la leche bajo tierra
y el petróleo inicial todo el rato.

 

Genealogía que hace pensar en la graduación
de dios; milenaria, sabrosa, tan
de esta raza y su anca pequeña.

 

Salí de uno claro, alumbré
como una galaxia otro, tuve que comer
para no deshidratarme hasta dar con el de mi séptimo día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención