konstantin somov:

 

bathing in the sun

 

 

1930

 

 

 

 

El pintor de las bañistas al sol nos muestra los colores y las formas de un mundo femenino

y feliz, donde esa languidez del ocio del verano invade la escena, entrecerrando los ojos

de la bañista más cercana, que nos mira con esfuerzo porque apenas puede sobreponerse

al sopor de la siesta, al sabroso placer de sentirse dulcemente aniquilada por el sueño.

 

En la entresombra de los árboles y voluntariamente inmovilizada por el descanso y por la pereza,

nos mira con una esbozada sonrisa que proviene directamente de la satisfacción, mientras siente

el vaivén de su consciencia como un lentísimo columpio que cada vez permanece más tiempo

en las alturas, y que sólo baja –produciéndole un agradable vacío en el estómago- para volver

inmediatamente a subir, sin detenerse.

 

El sol de la mañana le ha sonrosado las mejillas y, antes de dejarse llevar definitivamente por

el sueño, nos mira con una especie de agradecimiento universal, como si acabara de pasar por

un dulce y lentísimo orgasmo: he aquí una pequeña demostración de que somos animales de sangre

caliente, porque, además, ella está desordenada de pelo, removida de turbante, abierta de ropa

y desnuda de seno, como si efectivamente acabase de llegar del amor, del deseo que la busca

y que, tal vez, le proporciona excitantes imágenes de cuerpos y besos y caricias.

 

En el amor, y menos en el amor sexual, no hay nada que sea solamente físico: todo está atravesado

por los mismos vaivenes de un columpio, casi siempre en las alturas, que sólo desciende, con un

sobresalto en el estómago, para volver a elevarse, sin parar.

 

En el amor, y menos en el amor sexual, no podemos quedarnos solamente en el cuerpo, aunque

sólo busquemos el hermosísimo cuerpo: siempre encontramos algo más que, sin ser ya del cuerpo,

aumenta nuestra sensación, nuestra posesión del cuerpo.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna