Lo que debemos aprender,
ya lo conocimos en la niñez.
Ser felices, disfrutar con amigos
de un triunfo, esas tardes
interminables de verano. 

Ahora hay mil cursos de coaching
que nos enseñan a recuperar lo que
nos han quitado en silencio, sin apenas
haberlo advertido. 

El hombre no es tan tonto,
aprende pronto la felicidad,
igual que un niño aprende
rápido a tocar un instrumento.  

Nos han engañado con la felicidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

__________

 

 

3 Comentarios

  1. NdAlfonso

    Me parece que sobran los comentarios;
    incluiría este poema en una serie que
    llevaría por título El hombre es un hombre
    para el hombre, que es la versión buena,
    real, de aquel dictum de Hobbes que decía
    ingenuamente que el hombre es un lobo
    para el hombre: averiguamos hace ya mucho
    tiempo que es el hombre el que acaba con
    el hombre; los lobos son sólo unas criaturillas
    que a veces tienen un hambre natural y se
    ponen más o menos fieros hasta que se comen
    un par de corderos, ahí acaba todo con los lobos.

    Pero la crueldad humana no conoce límites.

    NdAlfonso

    Responder
    • angel

      Vamos, que es un timo…

      Nos quitan la felicidad para luego estar toda
      la vida buscándola desesperadamente.

      Ángel

      Responder
  2. angel

    El poder necesita caos para expandirse y perpetuarse…

    Si no fuese por eso, aprenderíamos muchas cosas buenas,
    buenas para uno mismo y para todos, pero esto no interesa, claro…

    Ángel

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.