Ojos sujetos con alfileres

Charles Simic

 

 

 

Cuánto trabaja la muerte,

nadie sabe cuánto tiempo al

día le dedica. La pequeña

esposa siempre sola,

planchando la colada de la muerte.

Las hermosas hijas poniendo

la mesa para la cena de la muerte.

Los vecinos jugando

a las cartas en el jardín

o simplemente sentados en los escalones

bebiendo cerveza. La muerte,

mientras tanto, en una desconocida

parte de la ciudad busca a

alguien con una tos fea, pero la dirección,

por algún motivo, está equivocada,

ni siquiera la muerte puede descifrarla

entre tantas puertas cerradas…

y la lluvia empieza a caer.

Una larga noche de borrasca le espera.

La muerte no tiene ni siquiera un periódico

para cubrir su cabeza, ni siquiera

diez centavos para llamar al que se está

consumiendo, desvistiéndose despacio,

somnoliento, y tendiéndose desnudo

en el lado de la muerte de la cama.

 

 

 

 

 

Eyes Fastened With Pins

 

How much death works,

No one knows what a long

Day he puts in. The little

Wife always alone

Ironing death’s laundry.

The beautiful daughters

Setting death’s supper table.

The neighbors playing

Pinochle in the backyard

Or just sitting on the steps

Drinking beer. Death,

Meanwhile, in a strange

Part of town looking for

Someone with a bad cough,

But the address somehow wrong,

Even death can’t figure it out

Among all the locked doors… 

And the rain beginning to fall.

Long windy night ahead.

Death with not even a newspaper

To cover his head, not even

A dime to call the one pining away,

Undressing slowly, sleepily,

And stretching naked

On death’s side of the bed.

 

 

Charles Simic

 

Ojos sujetos con alfileres

Eyes Fastened With Pins

From Charon’s Cosmology

Published by George Braziller, 1977

 Nuestras versiones

 

 


 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.