[ezcol_1half]        

 

 

 

              Los aguinaldos de los huérfanos

 

                                                               I

 

La habitación está llena de sombra; se oye vagamente

de dos niños, el triste y dulce cuchicheo.

Sus cabezas se ladean, todavía agravadas por el sueño

bajo la larga cortina blanca que tiembla y se alza…

– En el exterior los pájaros se acercan tímidos;

sus alas se entumecen bajo el tono gris de los cielos;

y el Año Nuevo, como cosecuencia nuboso

permitiendo arrastrar los pliegues de su vestido níveo

sonríe con lágrimas y canta helado de frío…

 

Nuestras versiones

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arthur Rimbaud

 

Poesía ( 1869 – 1871 )
Edición Bilingüe
Literatura / Alianza Editorial

traducción de Carlos Barbáchano

 

 

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

 

 

 

            Les Étrennes des orphelins

 

                                                              I

  

La chambre est pleine d’ombre; on entend vaguement

De deux enfants le triste et doux chuchotement.

Leur front se penche, encore alourdi par le réve,

Sous le long rideau blanc qui tremble et se soulève…

– Au dehors les oiseaux se rapprochent frileux;

Leur aile s’egourdit sous le ton gris des cieux;

El la nouvelle Année, à la suite brumeuse,

Laissant trainer les plis de sa robe neigeuse,

Sourit avec des pleurs, et chante en grelottant

 

 

 

 

            Los aguinaldos de los huérfanos

 

                          I

 

La habitación está llena de sombra; se oye vagamente

de dos niños el triste y dulce cuchicheo.

Su frente se inclina, todavía pesada por el sueño,

bajo la larga cortina blanca que tiembla y se levanta…

– Fuera, los pájaros se aproximan, friolentos;

sus alas se entumecen bajo el tono gris del cielo;

y el Año Nuevo, en la sucesión brumosa,

dejando arrastrar los pliegues de su vestido nevado,

sonríe con lágrimas, y canta tiritando…

 

traducción de Carlos Barbáchano

 

[/ezcol_1half_end]


 

 

Arthur Rimbaud by Pedro Covo

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.