LJ3

la hermosa homeless

Las cosas, a veces, no son fáciles: son difíciles. Esta hermosa vagabunda de la humanidad

última no tiene, al parecer, los estigmas más frecuentes del gremio de los homeless. Con todo,

sus opciones personales, su realidad privada, deben de estar en algún punto muerto. O no.

Hay una educación que nos enseña a ganarnos la vida, y otra que nos enseña a vivir; pero

no sabemos cuál le falta —o le sobra— a la hermosa vagabunda.

Tal vez no le gusta la gente que no sufre, o entró al mundo por la puerta trasera. Pero nos

va pareciendo que, con los vagabundos, lo importante es otra cosa: algo que se va imponiendo

en diagonal o desde el reverso, desabrochadamente o a traición.

Un nudo de sueños; una emoción ambigua. Uno se cae del cartel porque tropieza o lo empujan.

O se le ha hecho tarde porque nunca ha sido pronto para él. O, en algún momento, se fueron

olvidando de quererlo, y después de todo lo demás.

La ley del individuo dice que a nadie le preocupa o entiende lo que hacen las otras personas.

Mientras el vagabundo se va o abandona o escapa o —simplemente— no hace nada, hay otros

que siguen luchando, aunque no tengan ni idea de contra qué luchan, ni por qué es tan importante

no rendirse.

Los homeless, ¿son gente más débil? ¿cuál es la medida de la vida? ¿las personas a las que

amamos o nos aman? ¿nuestros logros? ¿Y si fracasamos, o nunca llegamos a amar o a ser amados?

¿Qué pasa entonces? ¿No damos ninguna medida y la callada desesperación de una vida sin vida

nos deja estorbados? Mmmm. Parece un asunto cornudo.

Fotografía de Lee Jeffries, Untitled


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna