lee8

la homeless de enormes ojos

Se dice que el primer acto de percepción profunda consiste en quitar las etiquetas,

y en eso estamos.

La vida no es una historia —eso viene, si acaso, después — sino una sucesión de

movidas que parecen, con demasiada frecuencia, arbitrarias, casuales, accidentales;

y todo transcurre muy deprisa: la realidad se regenera en un suspiro, y nos pilla dentro,

o fuera, o ni dentro ni fuera.

Pero los humanos, como el universo, estamos hechos de vida, de historias, no de átomos.

La vagabunda guapa de la foto tiene más mirada que ojos, aunque los enormes ojos no

le quepan en la cara. Tal vez se dijo, o le dijeron, que a falta de sol aprendiera a madurar

en el hielo; y también: dos veces, una de más. O que una gallina sin plumas sigue siendo

una gallina, pero no acaba de convencer a nadie. O tal vez: no vale nada la vida, la vida

no vale nada.

Y, a veces, tenemos que hacernos impermeables, porque dentro de la piel no viaja nadie,

y fuera de la piel nadie nos ve pasar. Sabemos que la cadena es larga, larga, pero cada

eslabón suena a cosa cierta, rotunda, definitiva: como un perro que muerde una piedra o

como una investigación que es siempre dolorosa porque sólo utiliza el método del sufrimiento.

“¿Nos quedaremos a calentar la tinta en que nos ahogamos y a escuchar nuestra caverna

alternativa? Años de tumba, litros de infinito” —lo dijo el poeta, antes de que lo echaran de

casa por no pagar el alquiler.

Fotografía de Lee Jeffries, Untitled


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna